Consejos para el cuidado de los pies

La glucemia alta puede causar daños a los nervios, lo que puede provocar la pérdida de sensibilidad en los pies. Esto le hace más propenso a lesiones en los pies e infecciones. Estas heridas podrían no curarse y provocar úlceras en los pies, que pueden llevar a la amputación si no se tratan.
Es por esto importante seguir estos consejos para mantener sus pies sanos:

1.Revise sus pies todos los días.

  • Para acordarse de ello, trate de hacerlo a la misma hora cada día, como por ejemplo al quitarse los zapatos al llegar a casa. Compruebe la parte inferior de sus pies (suela), las uñas y entre los dedos.
  • Busque cortes o ampollas, manchas rojas, hinchazón de manos y pies, que pueden indicar una infección.

2.Lávese los pies todos los días.

  • Use agua tibia y jabón suave.
  • Lávese los pies en menos de cinco minutos, no los remoje, para evitar que la piel se reseque.
  • Séquese los pies con una toalla suave, especialmente entre los dedos.
  • Después de bañarse o lavarse, aplique a sus pies una crema hidratante, pero no entre los dedos, donde la humedad pueda provocar el desarrollo de gérmenes.

3.Cuídese las uñas de los pies.

  • Si tiene que cortarse las uñas, hágalo después de lavarse y secarse los pies, cuando son más suaves y es más seguro cortarlas.
  • Suavice las esquinas con una lima de uñas  para evitar que puedan desgarrar la piel.

4.En el caso de heridas, ampollas, irritaciones, grietas o callos, jamás decida "operar" estas áreas por su cuenta mediante el uso de hojas de afeitar, ungüentos o eliminadores de callos.

  • Use un desinfectante suave, seguido de un apósito estéril.
  • Consulte a su médico, y pídale que le remita a un podólogo.

5.Proteja sus pies del calor y del frío.

  • Evite aplicar compresas frías o calientes directamente en sus pies. Como sus pies son menos sensibles, es posible cortarse o que le salgan ampollas sin darse cuenta.

6.Use zapatos y calcetines cómodos en todo momento.

  • Nunca camine descalzo - incluso en interiores.
  • Los zapatos nuevos deben ser cómodos a la hora de comprarlos - trate de comprar los zapatos por la tarde o por la noche, cuando se expanden los pies, y compre la talla que mejor le siente.
  • Introduzca los zapatos nuevos lentamente, usándolos al inicio de 1 a 2 horas al día.
  • Elija calcetines de algodón o lana que ayudan a mantener los pies secos.
  • Compruebe el interior de los zapatos antes de ponérselos. Asegúrese que el revestimiento es suave y que no haya objetos dentro que pueden causar lesiones o irritación.
  • Use zapatos protectores y con apoyo - evite las sandalias, zapatos con tacones abiertos o zapatos gastados

Deje de fumar -el tabaco reduce el flujo de sangre a los pies, lo que puede conducir a problemas en los pies.

5
basada en 2 votos.