¿Cuáles son las complicaciones de la diabetes?

Esta sección tiene el objetivo de familiarizarle con algunos de los problemas más comunes relacionados con la diabetes. Mantener unos niveles de glucosa en sangre tan normales como sea posible, junto con revisiones regulares y análisis de sangre, puede ayudarle a evitar o retrasar las complicaciones de la diabetes.

Enfermedad ocular1
Muchas personas con diabetes desarrollan alguna forma de enfermedad ocular (retinopatía), causada por el daño a la red de vasos sanguíneos que riegan la retina. Esto puede dañar la visión o causar ceguera. La retinopatía puede estar muy avanzada antes de que afecte a la visión, por lo que es importante que las personas con diabetes se hagan revisiones regulares. Si se detecta pronto, el tratamiento puede evitar la ceguera.
Salud oral1
Hay un riesgo aumentado de inflamación del tejido que rodea los dientes (periodontitis) en personas con un pobre control de la glucosa. La periodontitis es una de las principales causas de pérdida dentaria y se asocia con un riesgo incrementado de enfermedad cardiovascular. La gestión de la periodontitis es muy importante en las personas con diabetes porque una buena higiene oral puede evitar la pérdida de dientes y mejorar el control de la glucosa.
Enfermedad cardiovascular1
La enfermedad cardiovascular es la causa más común de muerte y discapacidad entre las personas con diabetes. Los tipos de enfermedad cardiovascular que acompañan la diabetes incluyen: angina (dolor en el pecho o molestias); infarto de miocardio (ataque al corazón); ictus; enfermedad arterial periférica (menor flujo de sangre a las extremidades); y fallo cardíaco congestivo (debilidad cardíaca que lleva a la acumulación de fluidos en los pulmones y tejidos corporales circundantes). Una presión arterial elevada, un alto nivel de colesterol, y una glucosa en sangre elevada (todo ello común en la diabetes) son algunos de los factores que incrementan el riesgo de enfermedad cardiovascular.
Enfermedad renal1
La enfermedad renal (nefropatía) es más común en las personas con diabetes. La diabetes es una de las principales causas de enfermedades renales crónicas (duraderas). La enfermedad está causada por daños en los capilares sanguíneos, que pueden causar que los riñones sean menos efectivos, o fallen por completo. Mantener niveles de glucosa en sangre y tensión arterial casi normales reduce en gran medida el riesgo de nefropatía.
Complicaciones del embarazo1
Las mujeres con cualquier tipo de diabetes están en riesgo de un cierto número de complicaciones durante el embarazo, pues los altos niveles de glucosa en sangre pueden afectar al desarrollo del feto. Por ello, deben controlar de cerca su azúcar antes y durante el embarazo para reducir los riesgos. Un elevado nivel de glucosa en sangre durante el embarazo puede implicar cambios en el feto que lo hagan más grande de lo normal, en talla y peso. Esto, en algún momento, puede generar problemas durante el parto, incluyendo lesiones al bebé y a la madre y bajos niveles de glucosa (hipoglucemia) en el recién nacido tras el parto. Los niños expuestos a elevados niveles de glucosa en sangre en el útero tienen más riesgo de desarrollar diabetes tipo 2 a lo largo de su vida.
Daño en el sistema nervioso1
El daño en el sistema nervioso (neuropatía) resulta de altos niveles de glucosa en sangre que pueden causar daños a cualquier nervio del cuerpo. El tipo más común es la neuropatía periférica, que afecta principalmente los nervios sensoriales de los pies. Esto puede llevar a dolor, cosquilleo, y pérdida de la sensibilidad. Es importante porque puede propiciar que las lesiones no sean detectadas, lo que lleva a úlceras, infecciones importantes (problemas sexuales en hombres) y problemas con la digestión, la micción y otras funciones.
Pie diabético1
Además de las lesiones en el sistema nervioso, las personas con diabetes pueden experimentar problemas por una pobre circulación en sus pies, como resultado del daño en los vasos sanguíneos. Estos problemas aumentan el riesgo de úlceras, infecciones y amputaciones. Las personas con diabetes afronta un riesgo de amputación que puede ser 25 veces superior al de las personas sin diabetes. Con un buen control, sin embargo, la mayoría de las amputaciones pueden ser evitadas. Ante estos riesgos, es importante que las personas con diabetes revisen regularmente sus pies para identificar los problemas de forma prematura.

¿Cómo podemos prevenir las complicaciones de la diabetes?

La mayoría de las complicaciones de la diabetes pueden prevenirse mediante:

  • Un buen control de la glucemia
  • Un buen control de la tensión arterial y los niveles de colesterol
  • Realizando analíticas periódicas, además de revisiones de ojos y pies
  • Aprendiendo todo lo posible para llevar un buen control de la diabetes
  • Teniendo una nutrición saludable y practicando ejercicio regularmente
  • Tomando correctamente la medicación que su médico le haya recetado
  • Analizar sus niveles de azúcar en sangre regularmente




1. IDF Diabetes Atlas (7th Ed.) (2015). Brussels, Belgium: International Diabetes Federation.

5
basada en 1 voto.